¿MEDICINA AL SERVICIO DE LOS ENFERMOS O ENFERMOS AL SERVICIO DE LA MEDICINA?


Según Platón, la Medicina no tiene por principal objetivo sanar a los enfermos, sino el proporcionarles una larga existencia. 
Por otro lado, Voltaire decía que la medicina es el arte de mantener aliviado al enfermo mientras su enfermedad avanzaba inexorablemente.
Esta situación continúa siendo una realidad con muchas de las enfermedades consideradas como "crónicas o incurables", dando mayor auge al desarrollo de diversos fármacos que no curan pero, sin embargo, alivian, reportando un lucro excesivo a la Industria Farmacéutica.
Por ejemplo, suele ocurrir en el campo de la Reumatología, especialmente con fármacos de acción antiinflamatoria. También en el campo de la Psiquiatría, con la prescripción de psicofármacos que mejoran los niveles de neurotransmisores. Todo ello consigue aliviar pero sin lograr solución curativa de fondo, por no investigarse debidamente las causas y, por lo tanto, los tratamientos paliativos se eternizan, llevando a millones de personas a la farmaco-dependencia con sus costos y efectos colaterales. 

Esta misma realidad la vemos con el Síndrome Premenstrual, que puede producir más de cien síntomas, lo que obliga a muchas mujeres a vivir bajo una permanente fármaco-dependencia sin vislumbrarse una solución de fondo. Se ha señalado que las ventas de antidepresivos, tales como el conocido Prozac (fluoxetina), han llegado a superar los diez mil millones de dólares al año, sólo en los Estados Unidos y cuyos principales consumidores son las mujeres.

Hemos investigado, durante más de 40 años, esta patología y hemos descubierto su estrecha relación con los frecuentes fenómenos inflamatorios que mayoritariamente presentan las mujeres a nivel del útero. Basta con verificar la alta prevalencia de informes de exámenes de Papanicolaou (citologías) informados con "reacción inflamatoria inespecífica" y que generalmente son subestimados y considerados como "hallazgos normales y sin importancia" debido a su alta frecuencia. Sin embargo, estas inflamaciones serían las principales causas por lo que tantas mujeres sufren malestares en relación con su ciclo menstrual, tal como lo señalamos en nuestros trabajos y publicaciones médicas. 

Para hacer una evaluación de esta relación causa-efecto hemos tratado acuciosamente estas lesiones inflamatorias, logrando resultados inéditos. Sin embargo, esta curación no es definitiva si no cuidamos el estado de salud del útero.

El útero es un órgano expuesto a permanentes infecciones del tracto genital inferior y/o traumatismos del parto, que con el transcurso de los años van dejando secuelas y complicaciones que terminan por provocar fuertes dolores y numerosos trastornos multisistémicos que por lo general conllevan a su extirpación quirúrgica.
Es frecuente escuchar: ¿para qué sirve el útero si da tantos problemas? mejor sería extirparlo. Sin embargo, esta visión simplista de la problemática y que ha imperado a través de los años, ha impedido el progreso de la especialidad en hacer mejores investigaciones de por qué el útero se enferma, cuáles serían los efectos de su enfermedad en todo el organismo de la mujer y cuáles serían los beneficios de mantenerlo sano. Entendemos que deberían ser muchos más los médicos  que se pregunten por qué tantas mujeres sufren con la menstruación.

La solución que hemos descubierto, está basada en mantener el útero sano, una perogrullada que lamentablemente no ha tenido el eco que debía esperarse.
Pareciera que el lograr llegar a solucionar una enfermedad crónica, que reporta tantos beneficios económicos a la medicina, atentaría contra los intereses de la misma y por ello es que nos hemos llegado a preguntar: ¿La Medicina está al servicio de los enfermos crónicos o los enfermos crónicos al servicio de la Medicina?

Dr. Jorge Lolas, Director de Instituto de Investigaciones Ginecológicas de Chile

No hay comentarios:

Publicar un comentario